AUDIOLOGÍA Y TRASTORNOS DEL OÍDO

Qué es la audiología

La audiología es la ciencia que se se encarga de diagnosticar y prevenir los problemas auditivos en los seres humanos. Algunas ópticas disponen de servicios de audiología, donde hacerse revisiones auditivas para prevenir y corregir funciones que hayan sido dañadas en el oído. Debemos tener en cuenta que el oído 

es el órgano de la audición y el equilibrio, ligado con la  capacidad de comunicación del ser humano. Desde que nacemos nuestros oídos están completamente desarrollados ,y son ya capaces de percibir los distintos sonidos de nuestro entorno. Es más, incluso antes de nacer, los bebés responden a los estímulos sonoros. Sin embargo,  existen diferentes trastornos que causan pérdida parcial o completa de la audición. El punto máximo de deterioración de nuestra capacidad auditiva es la sordera, lo que provoca  un gran impacto sobre el  bienestar general de la persona, dificulta su capacidad comunicativa y  de aprendizaje.

 

Audiología en niños, adultos y tercera edad

La importancia de oír bien en los niños es un aspecto fundamental para su correcto desarrollo del aprendizaje, asentando las bases adecuadas de estos. En la edad adulta influye en la capacidad para desenvolverse sin problemas en su trabajo y tareas habituales del día a día. En las personas mayores de la tercera edad, tener una correcta audición es importante para relacionarse y no aislarse. En este caso, el uso de audífonos en la tercera edad constituyen una ayuda útil para el entendimiento y la sociabilidad. 

Trastornos del oído en personas de la tercera 

  • Presbiacusia: Pérdida de audición  por cambios degenerativos relacionados con la edad. Afecta al se 30% de los mayores de 65 años y al 50% de quienes pasan los 85 años.  Entre los síntomas: Poco a poco se pierde la capacidad de escuchar en ambos oídos.
  • Secuelas de otitis media crónica: Son lesiones generadas tras una infección en oídos mal curada, muchas veces generada por molestias en nariz y garganta mal atendidos, que culminan en la perforación del tímpano, o dañando las estructuras óseas que sirven para transmitir sonidos.  La pérdida de audición ocasionada por este problema puede  ser parcial (hipoacusia), o total (anacusia).
  • Otosclerosis: Se trata del crecimiento anormal de uno de los huesos del oído medio (estribo) o de sus membranas internas, lo que hace que impida la transmisión de vibraciones sonoras.
  • Alteraciones metabólicas: Se produce por el  mal funcionamiento en general de nuestro organismo (diabetes, colesterol alto, alto nivel de grasa en sangre, presión sanguínea alta,  hipotiroidismo, enfermedad de Paget, o problemas renales).
  • Acúfeno: Sensación de zumbido en los oídos, silbido o ruido en nuestro oído sin origen aparente, también se le conoce como tinnitus. Este síntoma puede ocurrir a cualquier edad.
  • Hipoacusia súbita: Pérdida parcial de audición, que tiene lugar de manera repentina en cuestión de horas o días. Casi el 40% de los  casos ocurren mientras dormimos, y el 29% tras efectuar esfuerzos físicos.  El tratamiento va a depender de la causa, haciendo uso de  vitaminas, antibióticos, anti inflamatorios, reposo y el uso de tranquilizantes.
  • Hipoacusia postraumática. Suele darse más en hombres que en mujeres, y su causa se debe al impacto físico que afecta las estructuras del oído.
  • Trauma acústico.  Debido a estar expuestos a la alta intensidad de algunos sonidos por tiempo prolongado; se producen daños en el oído, siendo esta cada vez más frecuente, dando lugar a la pérdida de visión y acufenos.

 

El uso del audífono

Queremos recalcar que el uso del audífono se presta como bien dijimos como una ayuda, no es una solución a la hipoacusia (sordera). En estos caso, por lo general, el sistema auditivo suele estar muy dañado y el audífono compensa en parte esa pérdida.  Cuando aparecen los primeros síntomas de pérdida auditiva, es importante adaptar los audífonos, ya que cuanto antes se haga mejor será la adaptación, y mayor será el rendimiento que conseguiremos a nuestros audífonos.

La audiología tiene papel fundamental para recuperar la capacidad de escuchar. Seas joven, estés en edad adulta o en la tercera edad, se deberá de estudiar cada caso de manera personalizada. U una vez adaptado el/los audífono/s hacer un seguimiento y mantenimiento de los mismos periódicamente -incluye audiometrías, programación de los audífonos, revisiones.