Infección de oído en niños: causas y tratamiento

En este post queremos hablarte de la infección de oídos en niños, para que puedas estar al tanto de esta posible afección en los más pequeños y prevenirla.

La  inflamación del oído causada, generalmente, por una infección se denomina otitis. El tipo más común de esta afección es  la  otitis media, que está provocada por la inflamación del oído medio, que se encuentra en la parte posterior del tímpano.

La otitis media es la enfermedad más común en la infancia -sobre todo en menores de 3 años- es una de las causas de pérdida de audición en casos extremos. Aproximadamente el 70 por ciento de los niños han tenido algún episodio de otitis media.

Dependiendo de la evolución de la enfermedad, puede conducir a la secreción de líquido (denominada otitis media seromucosa) en la región del oído medio. El líquido puede ser de tipo seroso (fluido, similar al agua), musoco (viscoso) o purulento (pus).

En la mayoría de los casos, una infección de oído es un problema menor que mejora con el tratamiento, pero puede presentarse de nuevo en el futuro.

Existen diversos factores que pueden favorecer las complicaciones, como la agresividad del germen causal, la resistencia bacteriana al tratamiento, no realizar el tratamiento de forma adecuada o factores propios del individuo afectado.

 

¿Cuáles son los signos de una infección del oído medio?

El dolor de oído es el principal signo de una infección del oído medio. Los niños también pueden tener fiebre y problemas para comer, beber o dormir, porque masticar, succionar y estar acostado pueden provocar cambios dolorosos en la presión el oído medio.

Los niños mayores se pueden quejar de dolor de oído, pero los niños pequeños se pueden limitar a tocarse o a estirar de la oreja y/o bien estar inquietos y llorar más de lo habitual.

Si la presión ejercida por el líquido acumulado en el oído medio es lo bastante alta, el tímpano se puede llegar a perforar, produciéndose un derrame de líquido hacia el exterior. Esta es una causa frecuente de ruptura de tímpano en los niños. Un niño con ruptura o perforación de tímpano puede estar mareado o tener náuseas y tener zumbidos en el oído afectado.

¿Por qué los niños contraen infecciones de oído?

Los niños (sobre todo en sus primeros dos a cuatro años de vida) contraen infecciones de oído más a menudo que los adultos por varios motivos:

  •     Sus trompas de Eustaquio, más cortas y más horizontales, permite que bacterias y virus accedan más fácilmente al oído medio. Sus trompas de Eustaquio también son más estrechas, lo que favorece su obstrucción.
  •     Sus adenoides o vegetaciones, unas estructuras de tejido glandular ubicadas en la parte posterior de la garganta, son de mayor tamaño, de modo que pueden bloquear parcialmente la abertura de esas trompas.

Las infecciones de oído no son contagiosas, pero los resfriados que a veces las provocan lo pueden ser. Las infecciones de oído son frecuentes en los meses de invierno, cuando la gente contrae infecciones de las vías altas o resfriados (un niño con una infección de oído también puede tener síntomas catarrales, como nariz tapada o moqueo nasal y/o tos).

 

¿Cómo se tratan las infecciones de oído?

El tipo de otitis afecta a las opciones de tratamiento. No todas las otitis se tratan con antibióticos. Puesto que la mayoría de las infecciones de oído remiten por si solas.

Si el médico receta antibióticos, se suele recomendar un tratamiento de unos 10 días. Los niños de seis años en adelante que no padecen una infección grave pueden seguir cursos de tratamiento más breves, de un total de 5 a 7 días de duración.

Algunos niños, como los que tienen infecciones de oído recurrentes y pérdidas auditivas duraderas o retraso del habla, pueden necesitar una intervención quirúrgica que consiste en implantar unos tubitos en el oído. Un médico especializado en el oído, la nariz y la garganta inserta quirúrgicamente unos tubos (llamadas tubos de timpanostomía) en la membrana timpánica, que permiten drenar el líquido acumulado en el oído medio. Esto ayuda a igualar la presión dentro del oído medio.

otitis en niños

¿Las infecciones de oído pueden afectar a la audición?

La acumulación de líquido detrás del tímpano puede impedir el paso del sonido, lo que puede provocar problemas auditivos de carácter temporal. Los niños con un problema auditivo pueden:

  •     Necesitar subir el volumen de cierto aparatos electrónicos, televisión, videoconsola.
  •     Hablar más alto y no responder a ciertos sonidos
  •     Tener problemas de atención sobre todo en la escuela

Un niño con perforación del tímpano puede escuchar zumbidos de oído y no oír tan bien como de costumbre.

 

¿Se pueden prevenir las infecciones de oído?

Algunas elecciones relacionadas con el estilo de vida pueden proteger a los niños de las infecciones de oído:

  •  Amamantar al bebé durante los primero meses de vida ayuda a prevenir los episodios de otitis durante los primeros meses de vida. No obstante, en caso de dar biberón, es mejor dárselo mientras está semiincorporado en vez de acostado.
  •     Evitar exponer a los niños al humo de tabaco, está demostrado que aumenta la frecuencia y la gravedad de las otitis.
  • Mantener una higiene de manos habitual. Esta es una de las formas más importantes de impedir que se propaguen los gérmenes que, al provocar resfriados, favorecen el desarrollo de infecciones de oído.
  •     Llevar al día el calendario de vacunaciones sistemáticas del niño, porque que hay ciertas vacunas que pueden ayudar a prevenir las infecciones de oído.