Visión borrosa y embarazo: efectos del embarazo en la salud visual

No parece que, a priori, el periodo de gestación de cualquier mujer tenga que ver mucho con los ojos, pero en algunos casos sí tiene que ver, y mucho. Por eso, conviene cuidar nuestra salud visual y visitar al oftalmólogo tanto como sea necesario, al menos dos o tres veces durante el embarazo, si estamos notando que tenemos la visión borrosa durante el embarazo.

Por qué se produce la visión borrosa durante el embarazo

Lo primero que hay que saber es que no debemos alarmarnos. Es muy importante también que, desde el principio del embarazo, nos mantengamos informadas de los efectos que pueda tener un embarazo en nuestros ojos, teniendo en cuenta que cuando estamos en periodo de gestación los cambios hormonales se producen a todos los niveles, y los ojos son una parte más de nuestro organismo.

Durante el embarazo, los cambios hormonales ocurren y son absolutamente inevitables: estreñimiento, náuseas, más cansancio del habitual, retención de líquidos e hinchazón de los tobillos. Es lo más habitual. Sin embargo, y aunque resulte menos frecuente, los ojos pueden sufrir cambios, y se puede experimentar desde una visión borrosa hasta visiones dobles o incluso la sensación de ver manchas inexistentes.

Estas molestias es muy probable que desaparezcan a lo largo del periodo de gestación, ya que debido a los cambios hormonales, muchas embarazadas sufren sequedad en los ojos y falta de lágrimas, o ciertas molestias e irritaciones, aunque también es posible que por la retención de líquidos general en todo nuestro organismo, la córnea y el cristalino acumulen más lágrimas y resulten más gruesos y sea entonces cuando se produce la visión borrosa.

 

Vigila la visión borrosa durante tu embarazo

Si cualquier gestante padece molestias en los ojos y visión borrosa, y se trata de un síntoma que no pasa de largo, entonces habrá que ponerse en manos de un oftalmólogo, puesto que esta visión borrosa puede derivar en otras enfermedades que, por desgracia, pueden ser pasajeras pero igualmente molestas.

La visión borrosa puede ser un síntoma de diabetes. Algunas embarazadas la padecen tan sólo durante el periodo de gestación, y esta diabetes no es más que una manifestación más de los cambios hormonales, y desaparecerán al dar a luz, pero es absolutamente conveniente consultar con el ginecólogo por si padecer de diabetes es algo que va a ocurrir en el futuro, aunque ya hayamos dado a luz. No es frecuente, pero sí puede ocurrir.

Si además de visión borrosa tenemos fuertes dolores de cabeza de forma prolongada, podríamos estar hablando de algo más grave: la pre-eclampsia, que se refiere a la hipertensión arterial y que no tiene posible tratamiento. La única solución es dar a luz, para volver a la normalidad.

Hay otra serie de síntomas, como la anemia o la hipo tensión arterial, justo lo contrario que lo anterior, pero son menos frecuentes, y al mismo tiempo, menos preocupantes. Lo más importante en todos los casos, es la supervisión médica para determinar a qué se debe la visión borrosa, cuáles pueden ser sus consecuencias y cómo prevenirla durante un periodo tan delicado como el embarazo.

Tratamientos para la visión borrosa

Es más que probable que el ginecólogo no considere oportuno iniciar un tratamiento médico ocular, ya que todas estas molestias desaparecen una vez ha tenido lugar el parto. Sin embargo, durante el embarazo es necesario controlar las molestias en los ojos, y si lo que padecemos es sequedad en los ojos, lo más habitual es que nuestro ginecólogo recete lágrimas artificiales durante el embarazo, para no sufrir molestias derivadas de los cambios hormonales.

No es muy frecuente sufrir visión borrosa durante el embarazo, y si cualquier mujer gestante tuviera síntomas molestos, lo mejor es acudir al ginecólogo, que con buen criterio nos derivará al oftalmólogo, aunque lo que hay que tener en cuenta es que se trata de síntomas pasajeros y no hay por qué asustarse aunque una supervisión médica es siempre necesaria.

En cualquier caso, y como ocurre con todas las mujeres embarazadas, es necesario saber que tanto en el periodo de gestación como en el de lactancia, los médicos nunca van a recetar medicamentos fuertes que puedan dañar al feto. Y también es necesario saber que no hay que asustarse, puesto que los síntomas, sin duda, son molestos, pero que provienen de cambios hormonales y, en la mayoría de los casos, son completamente pasajeros.

 

No te olvides de que en nuestra óptica puedes preguntar y resolver todas tus dudas. Estaremos encantados de ayudarte y asesorarte así cómo realizar si es necesario un examen visual. Llámanos o pásate a vernos en Paseo de Juan Antonio Vallejo – Nájera Botas número 52, Madrid. Metro más cercano Pirámides y Puerta de Toledo. ¡ Te esperamos!